Opinión

Opinión

Chiapanecos de segunda

A decir de casi todos, uno de los problemas torales de esta administración estatal, fue haber entrado a gobernar sin proyecto definido, solo con un catálogo de buenas intenciones y un montón de cuates inexpertos o con poca lealtad. Una de las principales críticas a la administración de MVC se basa en la falta de equipo que le ayude a gobernar. Los funcionarios lucen escasos de lealtad al mandatario y con las manos sueltas para medrar. En general no responden a su estilo, de No violencia ni a los tiempos actuales, en donde el diálogo con la sociedad es más dinámico.

Opinión

Chiapanecos de segunda

El escarnio al que fueron expuestos ayer, maestras y maestros Comitán, tiene por supuesto un autor intelectual –involuntario tal vez- pero autor al fin: el lenguaje de resentimiento de la CNTE en Chiapas. El que los líderes de esta organización no hayan fijado una postura al respecto y hayan bordeado en galimatías, en lugar de llamar a las cosas por su nombre, solo se puede definir con la expresión común de “aventar la piedra y esconder la mano”. Cobardía llana.

Opinión

Chiapanecos de segunda

Ayer acompañando a mi entrañable María Auxilio Ballinas, en la sensible pérdida de Milita, su progenitora, charlábamos con un amigo empresario, el obligado tema de la crisis de Chiapas. Sin extraviarnos en sindicar a los culpables obvios: el ineficaz gobierno en general con sus malas cabezas y el discurso de encono de la CNTE, nos centrábamos en pensar cuál será el límite de la violencia y si ésta realmente valdrá la pena o habría que imaginar mejores formas de mostrar el hartazgo social.

Opinión

Chiapanecos de segunda

Primero se va el inepto de Fabián Estrada de Coss –ni una palabra más- de una instancia estratégica y llega un político de la vieja guardia, ortodoxo, cuya máxima en la vida pública es ser eficaz. Muchos tal vez no comparten sus métodos, pero hasta este momento, bien se puede hablar en su carrera de compromiso institucional. Mario Carlos Culebro, como abogado es riguroso y por su larga trayectoria política tiene las tablas necesarias para montar al tigre del transporte en Chiapas. Veremos hasta donde da la fuerza.

Opinión

Chiapanecos de segunda

Amigos que me conocen cuestionan mi postura con respecto al grupo que lidera la sección 7 del SNTE y que conforman la expresión de la CNTE en Chiapas. Al expresarlo suponen, tal vez, que tengo una oposición sistemática contra el magisterio o contra los maestros. Nada que ver. Yo provengo de un hogar en el que, el trabajo como docente y directivo en escuelas secundarias federales de mi padre, nos dio de comer y para vestir con gran dignidad. Mi padre y varios tíos fueron maestros, hermanos y cuñadas son maestras y maestros. Así que aunque sea por contagio de mi familia, tengo una deuda de agradecimiento con los maestros, a quienes aprecio y harto sé su valía social.