El delegado Miguel Pacheco Meza y el líder sindical Rogelio Canel Barredo han creado su feudo en la delegación del IMSS en Chiapas, poniéndolo al servicio del ex candidato a gobernador; grave amenaza a la cuarta transformación

Noé Valenzuela/Areópago. –

Brotan presuntos actos de corrupción; venta de plazas; clínicas abandonadas; médicos despedidos y enfermos en las comunidades que no son atendidos

Poco se sabía de Arturo Miguel Pacheco Meza hasta que, hace unos días, fue arrastrado por una serie de escándalos que van desde presuntos actos de corrupción, omisión y sus nexos con el ex candidato del PRI al gobierno de Chiapas Roberto Albores Gleason. –

Pero, ¿quién es este misterioso hombre que de pronto salió de entre las sombras y ocupó espacios importantes en la prensa y redes sociales?

Es, ni más ni menos, el delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social en Chiapas (IMSS) y, sí, muy cercano a Albores Gleason quien, se sospecha, cabildeó al más alto nivel para colocar a su amigo en una posición envidiable. Privilegiada. –

Como siempre, el costo de las confabulaciones políticas los paga la sociedad. Las familias.

1.- El rencor es un sentimiento que, de acuerdo a especialistas, es un arma peligrosa en las personas que lo sufren. Su origen puede tener varias razones. A lo largo del tiempo se arraiga y obnubila cada vez más al sujeto. Lo atrapa en un callejón sin salida con deseos de venganza casi irrefrenables. Si no hay ayuda especializada, el corolario puede ser dramático.

En las elecciones de 2018, Albores Gleason sufrió una humillación brutal de parte del pueblo de Chiapas cansado de abusos y corrupción. Gleason, que viene de una familia acomodada y cuyo padre ya fue gobernador de Chiapas, perdió una elección de la manera más bestial que se tenga memoria en la historia política contemporánea de la entidad.  Es una ignominia que sin duda lo marcará de por vida. –

La derrota de Gleason es el resultado del fastidio social a tantos atropellos históricos. La furia colectiva llegó al clímax en el sexenio de Enrique Peña Nieto y la gente se cobró el agravio en las urnas. Ayotzinapa y la casa blanca fueron detonantes de la capitulación estrepitosa.

Así, fue la gente la que echó a patadas a esa camarilla de pillos y malandrines que, sin pizca de recato, exhibieron sus esnobismos y actos de corrupción frente a un pueblo agobiado por la pobreza y el hambre.

(Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Mateo. Versículo 6. Jesús predicando en Cafernaúm). –

Gleason sólo fue consecuencia de un cartapacio de infamias y atropellos cometidos por otros. Eso sí, de su mismo partido.

NI ME ASUSTO NI ME RAJO

Gleason decía ni me asusto ni me rajo, pero tras la elección del 2018 se perdió. Sólo posteó un twitter a propósito del fallecimiento de la priísta María de los Ángeles Moreno, el 27 de abril de 2019. Se refugió en el ostracismo. –

(Políticos de la talla de Alan García o Budd Dwyer no soportaron la vergüenza y prefirieron cortar su existencia. Célebre y lamentable es el caso de Bud Wayner quien, en plena conferencia de prensa el 22 de enero de 1987, se dio un balazo en la boca). -

EL DELEGADO

2.- Miguel Pacheco Meza es un priísta de pura cepa. Fue pieza clave en el andamiaje de Albores Gleason en busca de la gubernatura chiapaneca que finalmente perdieron. Operó en la Costa y en Tapachula a favor del entonces candidato.

Dentista de profesión, Pacheco Meza fue diputado federal suplente de Samuel Alexis Chacón Morales quien, como alcalde de Tapachula, tras terminar su período, habría dejado un desfalco de 630 millones de pesos que la Auditoría Superior de la Federación jamás indagó. –

Más allá de sus preferencias partidistas y amistades porque todos tienen derecho a elegir a sus amigos, Pacheco Meza es un chiapaneco que no encaja en la cuarta transformación en donde no hay cabida para compadrazgos, complicidades, corrupción o ineficiencia. –

Designado delegado del IMSS en marzo de 2018, Pacheco fue ratificado en el mismo cargo el 1 de febrero de 2019 pese a las denuncias por negligencia en el desempeño de sus funciones. ¿Quién estuvo detrás de esa ratificación? Se supone que Albores Gleason. -

En Tapachula fue público que, lejos de atender su alta encomienda, Pacheco se metió de lleno a la campaña política de Albores dejando acéfala la delegación del IMSS y en el abandono a enfermos y derechohabientes. _

EL DESASTRE

3. – Todo indica que Albores Gleason actúa desde la oscuridad. En el clandestinaje.   Pacheco Meza, su amigo, su comodín, su recomendado y protegido, ha metido en un desastre a la delegación del IMSS con denuncias de presuntos tráficos de plaza e influyentísimo; clínicas casi en ruinas, sin luz ni agua, con techos a punto de derrumbarse. Medicamentos que se echan a perder por falta de refrigeradores. -

En la comunidad Juan Sabines de Tecpatán graves brotes de dengue azotan a la población. Abundan los casos de parotiditis (paperas) porque no hay vacunas.

La precaria situación en que se encuentra la clínica de Tecpatán es un ejemplo que permea en todas las unidades médicas del IMSS. No hay delegado. Hay un funcionario que cobra como delegado pero que, en franco desacato a la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, ha dejado de cumplir sus funciones.

Hay sospechas de que el delegado y los líderes sindicales del IMSS, entre ellos Carlos Rogelio Canel Barredo, han tejido una red de complicidades para la asignación de las plazas. Se especula que una plaza podría costar hasta 150 mil pesos.

En la clínica del IMSS de Tecpatán han corrido a médicos de prestigio para otorgar los espacios a los recomendados de Rogelio Canel en connivencia con el delegado Pacheco Meza. Dejan las clínicas en manos de improvisados, muchachos inexpertos y de dudosa conducta personal. En manos de ellos está la vida de la población. -

Rogelio Canel tomó por asalto la dirigencia sindical del IMSS tras el fallecimiento del líder Ramón Gamboa Castillo, en noviembre de 2015. Desde entonces se ha negado a emitir una convocatoria para la renovación de la estructura gremial, pero es en la etapa del actual delegado que ha crecido su imperio y su impunidad.

¿EMPRESAS FANTASMAS?

4. -  El escándalo que envuelve al delegado del IMSS y protegido de Albores Gleason ya es tema nacional. Un dato divulgó que el IMSS en Chiapas habría otorgado un contrato hasta por 300 mil pesos a una empresa fantasma. –

Valeria Durán y Leonardo Núñez, de la organización “Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad”, revelan que oficinas como la del IMSS-Tapachula, y otras del país, han otorgado a empresas fantasma contratos por adjudicación directa por un monto de 16.7 millones de pesos.

El contrato referido en el IMSS-Tapachula se autorizó el 14 de febrero de 2019 por un monto de 294 mil pesos a la empresa “Interacción Biomédica SA de CV”, catalogada por el SAT como fantasma.

LA CONCLUSIÓN

5. -  Es temerario y una amenaza para los derechohabientes chiapanecos que el director nacional del IMSS Germán Martínez Cázares siga sosteniendo como delegado en Chiapas a un vivales de la política como Arturo Miguel Pacheco Meza. –

Pacheco Meza fue encargado de mercados en la administración del alcalde Alexis Chacón Morales en Tapachula. ¿Cómo es posible entregar de esa manera la delegación del IMSS en Chiapas que tiene, ni más ni menos, el deber de proteger la vida de los derechohabientes chiapanecos?

¿Qué favores debe Germán Martínez Cázares a Roberto Albores Gleason? Por lo pronto, la delegación del IMSS es un feudo del equipo alborista que puede hacer mucho daño al proyecto de la gran transformación que se impulsa en Chiapas desde el 8 de diciembre de 2018.