Según fuentes cercanas al desarrollo, consultadas por SCMP, Huawei lleva al menos desde 2012 desarrollando su sistema operativo propio.

Su bifurcación con el Android de Google sería más profunda de lo esperada hasta ahora, aunque mantendría la compatibilidad con las aplicaciones actuales de Android.

La directiva de Huawei espera –según información filtrada– que este vea la luz entre el próximo otoño y primavera a más tardar.

El sistema operativo de Huawei, registrado en el mercado chino bajo la marca "Hongmeng" e internacionalmente como "Ark OS", podría tener mayores diferencias con el Android de Google de las que pensábamos. Tras la publicación de algunos detalles por el diario chino SCMP, el desarrollo de este estaría inspirado a nivel técnico tanto en el funcionamiento de Android como de iOS.

El sistema, que hasta ahora se esperaba más cercano a lo que vemos en la versión de Android que utiliza Huawei en China, parece que estará basado en una implementación más profunda y propia, "basada en un microkernel ligero y que puede reaccionar rápidamente a ajustes y procesos", según cuentan desde SCMP. Por supuesto, uno de los pilares fundamentales es el de mantener la compatibilidad con Android y sus aplicaciones.

Ark OS, más independiente que el Android que Huawei usa en China

Desarrollado en secreto, durante al menos siete años

Esta compatibilidad con las aplicaciones de Android se materializa casi como un requisito tras los intentos de otros gigantes por hacerse un hueco con diferentes sistemas operativos. Entre ellos se encuentran tanto Microsoft con Windows Phone como o Samsung con Tizen, y el reducido ecosistema de aplicaciones disponibles en ambas. Ahora, Windows Phone está desaparecido del mercado y Tizen se aprovecha en sistemas menos polivalentes como en los televisores y relojes inteligentes de la marca.

Este sistema operativo made in Huawei no habría sido desarrollado a toda prisa y recientemente sino que, según informa SCMP, comenzó a ser explorado hace nada menos que siete años, ya bajo los temores que planteaba la gran dependencia del software estadounidense. No estaría desarrollado con la vista puesta únicamente en el smartphone, sino que sería compatible también con computadores, tablets, televisiones e incluso coches conectados y relojes inteligentes –los smartwatch de Huawei cuentan con Android Wear–, como confirmaba el propio Richard Yu –directivo de la división móvil de Huawei– recientemente en un medio local citado.

Aunque puede parecer mucho tiempo en desarrollo, y probablemente bajo generosos recursos económicos y humanos, difícilmente este Ark OS podrá competir en capacidades con los actuales Android o iOS en su lanzamiento. Gestado a puerta cerrada y bajo un entorno de secretismo, probablemente sean necesarios varios años de experiencia real para que este iguale la condición actual de los smartphones con EMUI sobre Android. Recordemos que Huawei perderá el acceso a los Google Play Services para próximos dispositivos, que dan compatibilidad con la inmensa mayoría de aplicaciones disponibles actualmente, incluyendo a las propias de Google.

Su probable llegada al mercado, entre este otoño y la próxima primavera

"El sistema operativo de Huawei llegará al mercado probablemente tan pronto como este otoño, y no más tarde que la próxima primavera", afirma Yu en una conversación en WeChat que ha circulado por la prensa china, no verificada por la multinacional. En cualquier caso, Huawei parece mostrarse confiada de que los desarrolladores y consumidores locales apoyarán su iniciativa alejada de Google.

Actualmente paralizado, el veto estadounidense se aproxima a Huawei. Si bien su entrada en vigor puede verse de nuevo aplazada en algunos aspectos, el del Departamento de Comercio –que corta el acceso al los productos y propiedad intelectual de empresas americanas– sigue su curso. Programado para el próximo 19 de agosto, se perdería el acceso a próximas versiones del software de Google.

 

Con información Hipertextual