Alrededor de 1.100 automovilistas quedaron varados en Colorado mientras una feroz tormenta de invierno — una “bomba ciclónica”– liberaba vientos con fuerza de huracán y condiciones de tormenta de nieve en partes del centro de Estados Unidos.

“Estamos en función de salvar vidas”, dijo Ryan Parsell, un portavoz del condado de El Paso, sobre los rescates en curso. “Esta no es una tormenta habitual en Colorado”.

El clima ha sido tan severo en el estado que los policías tuvieron que abandonar sus vehículos y buscar refugio en lugar de responder al alto volumen de accidentes de vehículos motorizados, dijeron las autoridades.

“Estamos en un punto en el que estamos rescatando a los rescatistas”, dijo el administrador del condado de Elbert, Sam Albrecht.

El miércoles, 100 vehículos se vieron involucrados en un accidente en la carretera interestatal 25 cerca de Wellington, Colorado, según el departamento de bomberos de Wellington. No hubo víctimas fatales, según la página de Facebook del departamento de bomberos, pero hubo lesiones que iban de menores a graves y los servicios de emergencia de Colorado y Wyoming acudieron al lugar.

En el condado de Weld, al norte de Denver, el policía de la Patrulla Estatal Daniel Groves, de 52 años, fue atropellado por un automóvil el miércoles por la mañana mientras asistía a un conductor cuyo vehículo se despistó fuera de la interestatal 76, según la policía estatal. Groves, en el trabajo desde 2007, fue declarado muerto en el hospital.

La alta velocidad en condiciones de conducción deficientes estaba siendo investigada como un posible factor, dijo la patrulla. No se han presentado cargos.

La tormenta se transformó en una “bomba ciclónica” el miércoles y pasó por Colorado en su camino hacia las grandes planicies y parte del medio oeste de Estados Unidos.

Una bomba ciclónica ocurre cuando hay una caída rápida de presión, con una disminución de al menos 24 milibares (que mide la presión atmosférica) en 24 horas conocida como bombogénesis. Esta tormenta ha registrado 33 milibares desde la mañana del martes y continúa fortaleciéndose.

Los fuertes vientos que se han registrado los últimos días en Texas y Nuevo México, provocaron que un tráiler saliera volando y se impactara contra el pavimento de una carretera en Estados Unidos.
En un video publicado en redes sociales, puede verse el momento exacto en que la caja trasera de la unidad se levantó cuando recibió la ráfaga de viento y rápidamente se volteó sobre sí mismo en el asfalto.
El tráiler fue arrastrado varios metros por la autopista 287 a unas 10 millas al norte de Amarillo, donde levantó tierra, escombros, anuncios y hasta una barda.

 

 

 

Con información CNN y Infobae