Los manifestantes y la Policía protagonizan choques en la 13.ª semana de protestas del movimiento 'chalecos amarillos'.

París, Francia.- Uno de los manifestantes del movimiento 'chalecos amarillos' ha perdido la mano este sábado, presuntamente por el estallido de una granada, durante las manifestaciones en París.

Según una fuente policial, citada por medios locales, esta persona (que no llevaba chaleco amarillo) recogió una granada lacrimógena para relanzársela a la Policía, pero detonó cuando la sostenía.

Un equipo de la agencia Ruptly que transmitía en vivo desde el lugar de los hechos logró captar impactantes imágenes del suceso. Comentaron que la situación "era tensa" y que había gas lacrimógeno "por todas partes", cuando escucharon una explosión y corrieron hacia un grupo de personas entre las que se encontraba el manifestante herido.

Los médicos rodearon rápidamente al hombre herido para proporcionarle tratamiento de emergencia antes de que los bomberos lo trasladaran al hospital.

El suceso ocurrió durante los enfrentamientos registrados ante la Asamblea Nacional. Se informa que el mismo manifestante también resultó herido en el ojo.

Los manifestantes y la Policía protagonizan choques en la 13.ª semana de protestas del movimiento 'chalecos amarillos'. Los agentes han utilizado gas lacrimógeno para dispersar a la multitud antes de que estallaran los primeros enfrentamientos.

El patio del Palacio de Bourbon, sede de la Asamblea Nacional, se ha convertido en escenario de un tenso choque, a raíz del intento de los manifestantes de derribar las vallas frente al palacio.

Más de 58.000 personas en todo el país —entre 10.000 y 13.800 en París— tomaron parte en la acción de la semana anterior, durante la que resultaron heridos al menos 1.700 manifestantes y 1.000 agentes de la Policía en distintos enfrentamientos.

Las manifestaciones de los 'chalecos amarillos' estaban motivadas originalmente por el aumento planificado del impuesto sobre el combustible. Sin embargo, pese a que el Gobierno del presidente Emmanuel Macron anuló ese incremento, las protestas se han convertido en un movimiento más amplio dirigido contra de las políticas oficiales y sus reformas económicas.

En el plano general, los manifestantes se quejan de los impuestos exorbitantes, de los bajos salarios y de la incapacidad de encontrar un trabajo bien remunerado, al tiempo que acusan a las autoridades de alejarse de la gente y trabajar en beneficio de las personas más ricas del país.

 

Con información de: Actualidad RT