La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) determinó levantar el plantón nacional que mantuvo por casi cuatro meses en la Plaza de la Ciudadela de la capital del país como parte de su lucha contra la reforma educativa.

Ciudad de México.- Enrique Enríquez Ibarra, secretario general de la sección 9 de la Ciudad de México, confirmó que líderes del magisterio disidente acordaron que todos los contingentes se trasladen a sus estados de origen, a fin de iniciar una fase de reorganización y reagrupación del magisterio disidente.

Lo anterior, agregó, también "se valoró, luego que la sección 7 de Chiapas confirmó que por decisión de su asamblea estatal, los compañeros debían regresar a Tuxtla Gutiérrez", tras aprobar una "salida política" al conflicto magisterial.

Indicó que "todos los profesores iniciaron la recolección de sus pertenencias para coordinar el traslado a sus estados, tarea que podría concluir hasta este miércoles".

Desde la tarde de ayer, como constató La Jornada en un recorrido por el plantón, decenas de maestros de la sección 7 de Chiapas iniciaron el retorno a sus comunidades de origen.

Reanudarán clases el próximo lunes

Maestros de la región de los Altos señalaron que "todo indica que podríamos estar listos para regresar a clases el próximo lunes en el estado. Hay emociones encontradas, porque para muchos nos vamos como vinimos, sin alcanzar los objetivos".

La sección 7 de Chiapas emitió, el pasado lunes, un comunicado en el que determinó continuar con la "huelga nacional magisterial", pero con "otra modalidad de lucha".

Al respecto, integrantes de la dirección política del magisterio disidente reconocieron que "inició una nueva etapa de reorganización y reagrupación de los contingentes".

No obstante, insistieron en que la demanda de abrogación se mantendrá, así como la exigencia de diálogo con el gobierno federal, suspendido desde el pasado 18 de agosto.

La madrugada del pasado 26 de mayo, cientos de maestros disidentes se instalaron en la plaza de La Ciudadela, luego de ser encapsulados y desalojados del campamento que habían instalado en las inmediaciones de la Secretaría de Gobernación, en la calle de Bucareli.

La decisión, agregó Enríquez Ibarra, se aprobó durante una reunión de la Comisión Nacional Única de Negociación (CNUN) –en la que participan los secretarios generales del magisterio disidente–, la cual momentos antes sostuvo un encuentro con los integrantes de la Comisión Nacional de Mediación.

Al respecto, Juan Melchor, de la sección 18 de Michoacán, agregó que en la reunión "se buscó establecer una estrategia clara para retomar el diálogo con el gobierno federal, pero también subrayar que demandamos una mesa de negociación, pero resolutiva".

En entrevista por separado, Francisco Bravo, integrante de la dirección política de la CNTE, señaló que en un primer balance de la jornada de lucha, consideramos que es un movimiento exitoso.

“Logramos –agregó– poner a la educación nuevamente en el debate nacional, al que se han sumado los investigadores y especialistas más prominentes del país, sindicatos, estudiantes, empresarios, partidos, es decir, lo pusimos en la discusión nacional”.

También, dijo, "logramos que la Secretaría de Educación Pública (SEP) reconociera que su reforma no tenía modelo educativo, y de forma muy apresurada presenta un modelo que nuevamente no responde a la realidad del país, pero sobre todo, logramos en los hechos que la reforma no se aplique. La CNTE hizo evidente que hay errores, sobre todo en la evaluación del desempeño, y que ninguna reforma puede ser exitosa si su elaboración no pasa antes por las aulas, con los docentes".

Enríquez Ibarra destacó que hoy se convocará a la dirección política nacional para iniciar un balance detallado de la jornada de lucha y determinar las próximas acciones.

Con información de La Jornada