En el informe de la comisión legislativa que da seguimiento a los hechos de Nochixtlán, Oaxaca, ocurridos el 19 de junio pasado, se destaca que el operativo de desalojo de la autopista, que estaba bloqueada por maestros y pobladores, ‘‘estuvo a cargo de la Policía Federal (PF) y fue deficiente la tarea de la división de inteligencia de esa corporación policiaca’’, ya que no consideró que era domingo, día de plaza o de tianguis.

Este elemento, se subraya en el documento de 178 cuartillas elaborado por senadores y diputados, ‘‘no debió pasar inadvertido debido a que el desarrollo y consecuencias del operativo podían ser distintas a las consideradas originalmente’’, y dejó un saldo de ocho personas muertas y más de 200 lesionados.

Originalmente estaba previsto que el informe de la comisión se presentara ante el pleno de la Permanente y se abriera un debate entre los grupos parlamentarios; sin embargo, de último momento sólo se informó al pleno que ese documento quedó concluido.

‘‘Ambos bandos recurrieron al uso de la violencia’’, se dice

Diputados y senadores subrayan que ‘‘ambos bandos participantes (policías y población civil) recurrieron al uso de la violencia’’, por lo que solicitan a la Procuraduría General de la República (PGR) esclarecer las razones por las cuales el operativo ‘‘fue exitoso para el desbloqueo de la autopista, en un tiempo de 15 minutos, pero al paso de tiempo derivó en violencia y agresiones’’.

De igual forma, piden que la PGR determine ‘‘quién inició el fuego’’, pues hay dudas en los diferentes informes entregados a la comisión por autoridades federales, estatales y el ombudsman de Oaxaca.

Con información de La Jornada