Inconsolable, la madre del niño Brandon no dejaba de abrazar el ataúd del pequeño que murió tras el desplome del Metro en la estación Olivos

Inconsolable, la madre del niño Brandon no dejaba de abrazar el ataúd del pequeño que murió tras el desplome del Metro en la estación Olivos de la Línea 12.

Dos días después del accidente, la familia del menor le dio el último adiós, reflejando la tragedia que viven todas las personas afectadas por el derrumbe.

Con gritos de exigencia de justicia, los familiares despidieron a Brandon de su casa ubicada en la colonia Zapotitla, alcaldía de Tláhuac.

La casa de la que salió y no volvió se ubica en la cerrada Cornelio Hispano, una calle sin pavimento.

La carroza con el cuerpo del menor llegó antes de las 14:00 horas al Panteón de San Lorenzo Tezonco.

Brandon Giovanny Hernández, de 12 años, de quien se desconocía su paradero luego de la tragedia en la Línea 12 del Metro, apareció sin vida tras una exhaustiva búsqueda por parte de su madre y las autoridades capitalinas.

Se trata del único menor de la lista oficial de difuntos pues la edad entre las víctimas oscila entre los 30, 40 y 50 años.

 

El deceso fue confirmado por la Fiscalía capitalina al señalar que fue identificado por sus familiares en la coordinación territorial de Iztapalapa-6.

Horas antes, la Fiscalía emitió una alerta Amber para su búsqueda donde detallaban que vestía playera negra, sudadera negra, pants negro con franjas blancas y tenis negros.

 

El menor viajaba en compañía de un adulto en el Metro y se dirigían de regreso a casa, luego de la tragedia, su madre se enteró de la noticia en redes sociales y emprendió una búsqueda en el lugar.

"La madre del adolescente refirió que se trasladó al lugar del accidente y comenzó a buscar a ambas personas, por lo que localizó al adulto en las primeras horas de este martes, internado en el Hospital General Balbuena, más no así a su hijo", explicó la Fiscalía.

Su caso cobró resonancia cuando se volvió viral un video donde aparece la madre y su abuela del pequeño pidiendo a gritos la aparición de su familiar mientras políticos panistas les insistían que procedieran penalmente en contra de las autoridades capitalinas.