A través de la empresa UTL de la que es CEO ha recibido millones de pesos en contratos

Pese al accidente ocurrido la noche de este lunes, donde murieron 24 personas en la estación Olivos de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, Florencia Serranía, directora del organismo, ha descartado presentar su renuncia.

A través de la conferencia de prensa de este 4 de mayo, la funcionaria se limitó a decir que cooperará con las autoridades correspondientes para determinar las causas del evento.

 
“Voy a seguir trabajando y colaborar en todo lo que pueda para determinar la causa del daño estructural que sucedió el día de ayer”, aseveró.

Asimismo, dijo que se hará válido el seguro del Metro para apoyar a las familias de las personas que resultaron heridas o fallecidas durante el suceso de ayer en la línea 12.

Por otro lado, rechazó que antes del accidente, en donde además 79 personas resultaron heridas, hubiera reportes de anomalías en la estructura del Metro, argumentando que desde el año 2016, se contrató a una empresa francesa (TCO) para conservar las condiciones de operaciones de las instalaciones fijas de la Línea 12, trabajo que, de acuerdo con la directora, realiza todas las noches, los 365 días del año.


Detalló que a finales del 2019 se realizó un estudio estructural y geotécnico del viaducto elevado de la Línea 12, mismo que ejecutó la empresa “Ingeniería, Servicios y Amplificados”, cuyos resultados, en ese momento, no representaron ningún riesgo en la operación.

En junio de 2020 se realizó nuevamente un estudio y una revisión protocolaria en los tramos elevados de todas las líneas del Metro, mantenimientos donde tampoco se detectaron anomalías.

En el 2000, Florencia Serranía fue directora de Planificación en la Secretaría de Transportes y Vialidad (actualmente Secretaría de Movilidad), y por primera vez ocupó el puesto de directora del Metro de 2004 2006, cuando el actual presidente Andrés Manuel López Obrador era jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal.

Más tarde se hizo CEO y cofundadora de Urban Travel Logistics (UTL), obteniendo la operación del Tren Turístico Puebla-Cholula, de la Cetram Ciudad Azteca y de la Cetram Cuatro Caminos.

También fue parte del proyecto Smart Passenger y Smart Parking, ambos son sistemas electrónicos, el primero para hacer prepagos de transporte público y el segundo para estacionamientos públicos de manos libres del tipo IAVE.

La UTL inició operaciones en agosto del 2010, pues la empresa fundada por Serranía indica que en el periodo 2010-2014 ejecutó labores por primera vez.

Antes de todo ello, Serranía fue parte de un proyecto en donde estaba José Miguel Bejos, uno de los empresarios consentidos del sexenio de Enrique Peña Nieto. El padre del inversionista, Jesús Alfredo Miguel Afif, es fundador de Grupo Miguel (Contrataciones y Servicios Grupo Mina, Servicios Ejecutivos de Personal, Grupo Integral de Personal), así como del consorcio Compañía Inversora Corporativa (CIC).

En 2015, tras terminar con las obras de la Cetram de Ciudad Azteca, UTL, la empresa de Serranía obtuvo más de 93 millones de pesos en contratos públicos, provenientes de gobiernos estatales y federales, es decir, de Peña Nieto.

De acuerdo con Eme Equis, entre esos desarrollos estuvieron las gestiones para la liberación de derechos de vía en distintos libramientos en el estado de Guerrero, y un año más tarde otro más en la autopista Tuxpan-Tampico, Veracruz. Además tuvo otros contratos que llevaron a la empresa a internacionalizarse en los años posteriores.