De acuerdo a un estudio de científicos de la Universidad de Illinois en Chicago, Estados Unidos, dejaron al descubierto que el antibiótico Azitromicina, utilizado como tratamiento experimental contra el Covid-19, puede potenciar reacciones cardiacas al ser combinado con otros medicamentos.

Estos resultados fueron publicados el pasado 15 septiembre en la revista Jama Network y demostraron el aumento de hasta el 40% del riesgo de sufrir disfunciones del corazón, incluidos desmayos, palpitaciones y paros cardiacos, al ingerir azitromicina con otros medicamentos que afectan impulsos eléctricos del corazón.

Este estudio indica que el "resultado primario consistió en episodios cardíacos, incluidos síncope, palpitaciones, arritmias ventriculares, paro cardíaco o muerte como diagnóstico primario de hospitalización a los 5, 10 y 30 días" de iniciado el tratamiento.

Estos graves síntomas se deben a la ingesta de medicamentos y tratamientos para la presión arterial, como inhibidores de la ECA y betabloqueantes, antidepresivos, medicamentos opioides e incluso relajantes musculares entre los que se incluyen fármacos contra la malaria como la hidroxicloroquina y la cloroquina. Estos últimos son utilizados también como tratamiento experimental contra el Coronavirus.

Por tal motivo, los científicos de la Universidad de Illinois, aprovechan la publicación de su estudio para exhortar a los profesionales de la salud a considerar el uso de azitromicina como terapia segura en pacientes que utilizan simultáneamente otros fármacos.