Empresarios, pensionados y la Universidad Veracruzana reclaman recursos al gobierno veracruzano

Coatzacoalcos, Veracruz.– Como resultado de la inspección a la Cuenta Pública 2014, son los políticos que conforman el primer círculo de confianza de Javier Duarte de Ochoa sobre quienes la Auditoría Superior de la Federación (ASF) lanzó el mayor número de observaciones, las más graves, y las de mayor cantidad de recursos.

Juan Antonio Nemi Dib, Jorge Carvallo Delfín, Alberto Silva Ramos, Adolfo Mota Hernández, Mauricio Audirac, Fernando Chárleston, Gerardo Buganza, Arturo Bermúdez Zurita, Luis Ángel Bravo Contreras y Tarek Abdalá fueron o son los jefes de las dependencias que durante la auditoría al ejercicio de 2014 presentan el mayor número de inconsistencias financieras y por las cuales el mismo Auditor general, Juan Manuel Portal, al ser cuestionado en una entrevista para Radio Fórmula sobre si Duarte de Ochoa mereciera cárcel, respondió: “Ojalá”.

Todos han sido y son hombres de confianza del Gobernador cordobés, a excepción de Arturo Bermúdez, que nunca ha dejado la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), todos los demás han formado parte del primer círculo de poder del Ejecutivo que aunque fueron quitados de una dependencia, los pusieron en otra.

Son más de 50 las auditorías practicadas a la Cuenta Pública 2014 del gobierno de Javier Duarte de Ochoa por parte de la ASF, cuyo resultado más relevante es el presunto daño patrimonial por 10 mil 518 millones de pesos sólo para las dependencias que acumulan los quebrantos más importantes, y que lo mínimo son 20 millones, y un máximo de mil millones de pesos.

Duarte confió a los funcionarios removidos nuevos cargos, quienes en 2015, a juzgar de la crisis por la falta de pagos, las protestas de la mayoría de los sectores sociales, y la carencia generalizada de recursos, siguieron manejando el dinero a su antojo en complicidad con los mandos de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan).

A tres les dio la oportunidad de conseguir fuero por medio de diputaciones federales, es el caso del ex tesorero, Tarek Abdalá, de Jorge Carvallo y de Adolfo Mota, y ahora serán mencionados en la serie de denuncias penales que está interponiendo la ASF contra la peor administración de un gobierno en Veracruz.

El Auditor Juan Manuel Portal dijo, durante la misma entrevista, que se ha reunido con Javier Duarte en diversas ocasiones para aclara en qué se emplearon los recursos de la federación, pero que el mandatario no ha cumplido con las disposiciones ordenadas en cada uno de los pliegos de observaciones acumulados desde el 2012, que sumado con 2014, representan más de 35 mil millones de pesos en señalamientos por presunto daño a la Hacienda federal, la más alta del país; mucho mayor a la de 16 estados juntos. Duarte, agregó Portal, ha regido que el dinero ha sido utilizado para “manejar el Estado”.

Una de las observaciones más fuertes es al Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, aportado a la Secretaría de Salud del Gobierno de Veracruz, que en ese entonces era manejada por Juan Antonio Nemi Dib, quien presentó su renuncia abruptamente después de un pleito con los sindicatos y en medio de la crisis de abasto de medicamentos y de hospitales sin servicios; Nemi Dib ahora es encargado del Consejo Estatal de Seguridad Pública.

(Con información de Sin Embargo)