Policías federales aceptaron los acuerdos a los que se han llegado durante la mesa de negociación, entre los que destaca la reubicación en otras áreas con el fin de tener continuidad laboral.

Al menos tres mil elementos estuvieron de acuerdo con lo propuesto en la mesa, mientras que al menos 500 efectivos indicaron que mantendrán la protesta para tener un diálogo con las autoridades correspondientes.

Los inconformes adelantaron que asistirán este miércoles a las 11:00 h al Senado de la República para buscar una solución a sus demandas.

Los elementos que acudieron a la mesa de diálogo detallaron que este martes se registraron cerca de mil 500 uniformados al proceso de transferencia laboral, con lo que suman alrededor de 3 mil policías dispuestos a ser reubicados.

De acuerdo con algunos negociadores, hasta el momento existen casi mil solicitudes de cambio de adscripción, en su mayoría para la División de Seguridad Regional.

Iván Chávez, de la organización Ciudadanos Uniformados, indicó que ha reunido cerca de 4 mil firmas para continuar interponiendo amparos.

Explicó que Laura Gutiérrez, juez Séptimo de Distrito en materia administrativa de la Ciudad de México, ordenó dos suspensiones a favor de 3 mil 500 elementos.

La “suspensión definitiva para efectos de garantizar todas las prestaciones de seguridad social y otorgó la suspensión provisional para efectos de que los elementos no dejen de recibir todos los salarios ordinarios y extraordinarios que han recibido hasta hoy”, apuntó.

Lo anterior se trata de uno de los siete amparos promovidos ante lo que los uniformados consideran una violación a sus derechos laborales al transferirlos a la Guardia Nacional y otras dependencias del gobierno federal.

 

 

Fuente: Milenio