Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- El Consejo de la Cuenca de los ríos Grijalva y Usumacinta presentará una propuesta a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), para que declare el río Usumacinta –el más caudaloso de México- como Patrimonio Natural de la Humanidad, por los vestigios arqueológicos que resguarda.

Alfredo Araujo Esquinca, presidente de esta organización de especialistas, destacó que este proyecto tiene el objetivo de preservar la historia milenaria del Sureste del país, y sus recursos naturales.

Si la Unesco entrega este nombramiento, se reducen al mínimo las posibilidades de que en los próximos años se construyan presas u otras obras en el afluente, que puedan deteriorar el tesoro arqueológico de la Cuenca del Usumacinta, explicó Araujo.

El Usumacinta, agregó, es el río más largo de Centroamérica; y en México, pasa por los municipios de Tenosique, Balancán, Emiliano Zapata, Jonuta y Centla, en Tabasco; y confluye con el río Grijalva, en Chiapas.

Actualmente, la flora y la fauna de la Cuenca del Usumacinta, así como sus yacimientos arqueológicos, que pertenecen al periodo clásico de la cultura Maya, están en riesgo por la contaminación que provocan las descargas de aguas negras al río, y el uso de pesticidas y otros químicos, detalló el presidente del Consejo.

A lo largo del Usumacinta y sus afluentes están importantes entidades políticas mayas como Ceibal; Dos Pilas; Itzán (donde nace el río); Altar de Sacrificios; El Chorro; Yaxchilán; Piedras Negras; Pomoná; San Claudio y Moral Reforma.

Este nombramiento, también obligaría a los municipios que colindan con los ríos Grijalva y Usumacinta a construir y garantizar el funcionamiento de plantas de tratamiento de aguas residuales; porque actualmente, sólo Tuxtla Gutiérrez cumple con esta responsabilidad, mientras hay 108 obras de este tipo abandonadas o que operan a medias, agregó Alfredo Araujo.

Esta propuesta, presentada por Manuel Zepeda Ramos, uno de los miembros de esta organización, fue aprobada por los vocales del Consejo de la Cuenca, en una asamblea general de usuarios Chiapas-Tabasco, donde participó Marco Antonio Parra Cota, director general del Organismo de la Frontera Sur de la Comisión Nacional del Agua (Conagua);y Andrés Carballo, director general del Instituto Estatal del Agua (Inesa) (El Estado).