¡Los engañaron! A los contratados durante la Jornada Nacional de Reclutamiento y Contratación no les pagan, tampoco les dan insumos ni material y hasta los amenazan.

Tuxtla Gutiérrez. Personal médico y de enfermería en Chiapas contratado de manera eventual por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) durante la Jornada Nacional de Reclutamiento y Contratación de Recursos Humanos para la Salud, denunció que la institución a cargo de Zoé Robledo Aburto, no les ha pagado el primer mes de trabajo.

Una médico que trabaja con pacientes COVID en una de las unidades móviles en Chiapas -pidió omitir su nombre por temor a represalias-, dijo que el personal de salud eventual optará por renunciar, pues no pueden exponer sus vidas sin recibir el pago por sus servicios.

“Nos dijeron que los pagos iban a llegar puntual quincena a quincena, según también nos darían viáticos y un seguro de vida, pero llevamos más de un mes y solo han liberado el pago de 30 médicos cuando sabemos que contrataron a alrededor de 400 de personal médico y 400 de enfermería”, aseguró.

Según la médico, el personal eventual que se encuentra en la primera línea de combate al COVID-19, lleva varios días preguntando con sus superiores cuándo van a dar los pagos, pero estos no les dan respuesta.

“Ni siquiera los que nos contrataron nos dicen cuándo van a pagarnos, nadie nos da respuesta. Tenemos un grupo de WhatsApp en el que está la contadora y la administradora de la institución y un gestor, todos los días les preguntamos y nos dejan ‘en visto’. Una compañera fue hoy a Tuxtla a gestión para ver lo del pago y le negaron la entrada”, aseveró.

Otra médico general que también trabaja en el área de las unidades médicas móviles agregó: “Hemos pedido dinero prestado, nos hemos endeudado con las tarjetas de crédito con tal de seguir trabajando, pero esta situación es difícil. Queremos renunciar, pero el IMSS nos amenazó con que si nos vamos no nos darán nuestro pago por que no han generado nuestra matrícula y sin ella no pertenecemos a la institución”.

Una enfermera que atiende pacientes COVID en una unidad móvil en Chiapas, dijo que aunado a la falta de pago el IMSS, no les ha dotado de suficientes insumos y material, por lo que se han visto en la necesidad de comprarlos con su recurso.

“No nos pagan y ni siquiera nos dan insumos y material, y lo poco que hay son de pésima calidad. En la contratación también nos dijeron que habría apoyo de insumos, pero fue pura mentira hemos tenido que comprarlo nosotros. A ese gasto súmele que muchos tienen que pagar renta y transporte porque los mandaron a comunidades lejanas”.

En lo que refiere al contrato, otra médico recordó que fue el pasado 8 de abril  en Tapachula donde hicieron los trámites de contratación, los cuales debieron salir bajo el programa Estatuto A, pero al final los obligaron a firmar por honorarios.

“Muchos teníamos un contrato para el programa Estatuto A, pero con lo de la pandemia nos dijeron que a fuerzas teníamos que irnos al de COVID. Los directivos modificaron todo porque el Estatuto A antes era de 6 meses y ahora es de 3, pero cuando firmamos ya no era ese porque según por error de una secretaria los contratos salieron por honorarios, así que ahora no tenemos beneficios”, indicó.

Y agregó “hasta para el sueldo no estamos seguros, porque en el contrato dice que el primer pago es de 9 mil pesos quincenales más un bono de 7 mil, pero creemos que no nos lo van a dar porque todo lo han cambiado”.

Aunado a la falta de los pagos y la carencia de insumos y material los profesionales de la salud señalaron que los directivos del IMSS le han dado un trato indigno y hasta inhumano.

“Hay unidades ubicadas en comunidades sin acceso, en donde no hay servicio de comida a domicilio y entonces el Hospital debería darles los alimentos, pero los directivos dicen que como no son trabajadores institucionales no pueden darles, algunos compañeros nos comentaron que les dan las sobras. A otros no nos dejan ingresar a los baños de los hospitales y clínicas, de verdad esto ha sido un suplicio”.

Los galenos que decidieron alzar la voz responsabilizaron a la dirección general del IMSS dirigida por Zoé Robledo, por los errores del programa, ya que las unidades móviles no cumplen con los requerimientos para atender COVID- 19.

“No se pusieron a pensar porque hasta el momento no han identificado errores que pueden salir muy caros. Por ejemplo, en la operatividad dicen que debemos dar la consulta adentro de los consultorios, pero las normas oficiales a nivel nacional e internacional señalan que para darlas debes tener al menos un metro de distancia entre personal y paciente, el área debe estar ventilada y el camión no cuenta con eso, lo que significa un gran foco de infección”.

Por lo anterior, los profesionales de la salud se vieron en la necesidad de adecuar áreas afuera de la unidad móvil para poder dar las consultas sin exponer más a los pacientes y sus familiares, sin embargo eso les trajo consecuencias, pues directivos de un nosocomio en San Cristóbal de Las Casas, los amenazaron.

“Adecuamos el área para que los pacientes y sus familiares estuvieran en un ambiente más seguro y confortable, pero hubo un caso en San Cristóbal hace unos días en donde se murió una persona porque en urgencias le cerraron la puerta y por eso llegaron los de nivel nacional y nos quisieron intimidar para que a fuerzas trabajáramos en las unidades porque no querían otro escándalo en medios y lo que buscan es encubrir las fallas”.

Los galenos hicieron un llamado al director del IMSS, Zoé Robledo Aburto para tomar cartas en el asunto, ya que de no recibir el pago lo antes posible se verán en la necesidad de renunciar.

“Nosotros estamos dispuestos a trabajar, queremos ayudar pero son las instituciones las que no te dejan hacer un buen trabajo. El director, Zoé, es chiapaneco y por eso le pedimos que vea por nosotros que somos sus paisanos, no es posible que en vez de ayudarnos más nos dejen en indefensión, ya se llevó ventiladores de Tapachula, al menos que ahora vea que si nos paguen”, concluyeron.

 

Con información Alerta de Chiapas