Niños de la Escuela primaria Santos Degollado, ubicada en la comunidad, Matasanos con Clave 07DPB2294F solicitaron la ejecución de la obra, misma que está autorizada por un monto de un millón 400 mil pesos, cuya meta a construir son dos aulas didácticas y sanitario rural. 

La obra está paralizada por funcionarios del Instituto de Infraestructura y Fomento Educativo del Estado de Chiapas, mismo que ha motivado que los niños de la primaria Santos Degollado tengan que estudiar a la intemperie. 

Formados al interior del aula donde justo pasa una excavación que servirá para un drenaje pero que reduce drásticamente el espacio del aula, uno de los niños explicó el motivo de su protesta. 

Por lo que a coro sus compañeros secundaron la petición, con la finalidad de sensibilizar a las autoridades del gobierno del estado para que se agilicen dichos trabajos. 

Por su parte Carmen Núñez Díaz, quien dijo no tener ningún cargo pero que con gusto expresaba la inconformidad a nombre de la comunidad sostuvo. 

"Pues como usted verá nuestra escuela está muy jodida, ya lo viste como está y nos han detenido la construcción de dos salones de primaria desde el mes de septiembre que nos lo iban a construir pero ahora no nos quieren dar nada". 

Al tiempo de asegurar que en la comunidad no hay ningún problema reiteró desconocer cuál o cuáles fueron los motivos que tuvo el INIFECH para detener los trabajos. 

"Y lo que queremos es que nos den nuestras obras, porque si lo necesitamos". Matasanos, comunidad rural de alta marginación dónde aún se practica el trueque mercantil, no solo enfrentan el problema educativo,sino las pésimas condiciones de su camino. 

Está comunidad, al igual que la comunidad de Rubén Jaramillo, dijeron que esperan que el diputado local independiente; Omar Molina Zenteno les busque con las instancias de su competencia una mesa de atención, toda vez que el camino el cual debería de haberse arreglado desde dos mil quince, aún sigue sin arreglo.

Esta casa editorial si bien es cierto pudo constatar que hay personal y equipo de topografía realizando mediciones sobre el camino, los habitantes de dichas comunidades se mantienen escépticos en que ahora sí les arreglen la carretera de terracería". 

Distante a siete kilómetros de la cabecera municipal, los habitantes de dicha comunidad enfrentan severos problemas para trasladar a sus enfermos. Y la única posibilidad que tienen, es el pago de viajes especiales para el traslado de sus pacientes ya sea a Jitotol o a Bochil, finalizó.

 

Con información Sie7e de Chiapas