Habitantes de la zona Oriente de Tuxtla Gutiérrez demandan la atención en el tema de infraestructura, ya que en este punto existen calles, así como drenajes en muy mal estado.

En esta ocasión son los colonos de la sexta Sur, entre 14 y 15 Oriente, en lo que todavía comprende parte del centro de la capital chiapaneca quienes dan a conocer que este problema es añejo, por ello requiere de urgente atención.

“Con el paso del tiempo las calles se han ido destruyendo, por lo mismo también los drenajes, lo que provoca que todo el tiempo estemos rodeados de lodo, o de aguas negras, lo que también es un riesgo para la salud de nuestras familias”, manifestaron los afectados.

Expresaron que en la zona sí han compuesto algunas calles, sin embargo, esta en particular no ha sido atendida pese a que se han realizado las peticiones formales ante el Ayuntamiento capitalino desde hace varios años sin respuesta alguna.

Sin embargo, este caso no es exclusivo ya que cerca de ahí, otros colonos de la 16 Oriente y cuarta Norte también padecen una situación similar desde hace al menos cinco años, con la calle y drenaje en mal estado.

En esta zona la situación de la calle va empeorando rápidamente ya que informan que sobre la misma circula una gran cantidad de pipas que cargan agua todos los días, esto ha provocado el hundimiento de la arteria.

“Lo que pedimos es que se atienda nuestra demanda, la calle ya está en muy mal estado desde hace años, ahora que ya empezó la temporada de lluvias siempre está llena de lodo, de agua sucia, cuando pasan los carros la avientan a las paredes de las casas”, señalaron.

Por ello hacen un llamado a las autoridades municipales, a Obras Públicas para que tomen cartas en el asunto y esta situación pueda ser resuelta de una vez por todas.

“Tenemos la esperanza de que este gobierno municipal sí pueda hacer algo, esta zona siempre ha sido muy abandonada, administraciones van y vienen, no han hecho nada, es hora de que se atienda esta necesidad de los tuxtlecos”, mencionaron.

 

Con información Cuarto Poder