“Ni la juventud lo puede todo, ni la adultez es infalible. Hay que trabajar en equipo por el bien de todos siempre. CHIAPAS, CHIAPAS, CHIAPAS.”

“A mi generación se le inculco un profundo respeto por las personas mayores, y lo que encuentro actualmente en las más jóvenes es lo contrario, creo incluso que se ha abandonado el compromiso de cuidar de los adultos mayores, algo que antes se daba por sentado.

“El culto a la juventud muchas veces nos lleva a despreciar a la gente mayor, a verla como inútil y desechable. Lo que hace que se le cerquen posibilidades de trabajo y desarrollo a las personas adultas, justo en un momentos de la vida en la que muchos han acumulado una gran cantidad de conocimiento y experiencia.

“Creo que hay que tener un equilibrio entre vitalidad y experiencia. Y eso sólo se da cuando se crean espacios multigeneraciones, para aprovechar lo mejor de todas las edades.

“Ni la juventud lo puede todo, ni la adultez es infalible. Hay que trabajar en equipo por el bien de todos siempre. CHIAPAS, CHIAPAS, CHIAPAS.”