En la ciudad son alrededor de 160 restaurantes afiliados; en la zona centro son alrededor de 50. Cada establecimiento genera de cinco a 10 empleos directos y 20 indirectos.

Con el paro de labores indefinido que anuncia el magisterio adherido a la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), cerrarán más negocios y se perderán muchos empleos, manifestó el presidente estatal de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Arturo Marí Domínguez.

En la ciudad son alrededor de 160 restaurantes afiliados; en la zona centro son alrededor de 50. Cada establecimiento genera de cinco a 10 empleos directos y 20 indirectos.

En el 2016 cerraron por el paro magisterial y otros sucesos entre siete y 10 restaurantes. En 2017 cerraron cinco a inicios del año. En 2018 no se corroboró el tema, pero al parecer fueron dos; y si se realiza un nuevo paro esta cifra se disparará.

Al cerrar un negocio las familias de los empleados y del propio dueño deja de percibir su ingreso, y es lo que debería tomar en cuenta la CNTE antes de iniciar el paro de labores.

Porque además este escenario se repite en una ferretería, en una tienda abarrotes, una tienda de ropa, cualquier comercio establecido formalmente que al cerrar una calle ya no puede vender nada.

Como gremio organizado hicieron un llamado a la sensibilidad y la cordura, porque este paro acabará con la economía que ya está muy frágil. “Con los paros no vamos a solucionar nada y nos vamos a dar un balazo en el pie”.

Por supuesto que los negocios más afectados serían los que se ubican en la zona centro de la ciudad, donde los maestros instalan su plantón.

En esta zona la situación de por sí ya es grave, porque debido a plantones y manifestaciones que se han realizado anteriormente, ya han cerrado algunos negocios, por eso reiteran el llamado a evitar daños a la economía del sector productivo de la capital.

 

Fuente: Cuarto Poder