Habitantes y campesinos pertenecientes a organismos de defensa al medio ambiente solicitaron a autoridades gubernamentales detener proyectos de minería en los municipios de Chiapas

Habitantes y campesinos pertenecientes a organismos de defensa al medio ambiente solicitaron a autoridades gubernamentales detener proyectos de minería en los municipios de Acacoyagua y Escuintla, en Chiapas.

Alertaron sobre 21 concesiones mineras para la explotación en la zona de ilmenita, cobre, titanio, plomo y barita, además de que existe la posibilidad de dos proyectos de mini hidroeléctricas y una planta de geotermia, señaló el Frente Popular en Defensa del Soconusco “20 de junio” (FPDS), en un comunicado. Solicitaron que se convoquen a una asamblea de cabildo abierto en donde el ayuntamiento establezca un acta de “Territorio Libre de Minería”.

Lo anterior fue señalado tras la una reunión de representantes del Frente Popular en Defensa del Soconusco, en apoyo con las organizaciones Otros Mundos A.C y la Red Mexicana de Afectados por la Minería, con el presidente municipal de Acacoyagua, Elmer Campos.

La solicitud va dirigida al gobernador del estado de Chiapas, Rutilo Escandón Cadenas, y al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, al considerar que estos proyectos representan un daño al territorio y salud de los pobladores. Añadieron que han sufrido y denunciado multiples actos de intimidación, ataques, compra de conciencia e intentos de división comunitaria a los cuales recurren estas empresas para imponer los proyectos.

También se refirieron a los daños a la salud y al medio ambiente, como son irritaciones en la piel, los ojos y las vías respiratorias, enfermedades gastrointestinales, deforestación y contaminación del aire.

Además de que la minería contamina a los ríos Cacaluta, Chocolate y Cintalapa, principales fuentes de agua para estas comunidades, e incluso las tierras donde cosechan mangos, arroz, cacao, frijol, café, maíz, entre otros, que forman la principal actividad económica de los habitantes de la zona. En el documento, solicitaron que el ayuntamiento se comprometa a no autorizar ninguna solicitud de permiso de uso y factibilidad para minería de ningún tipo, “a tajo o a cielo abierto” o “subterránea”, o actuar en caso de que alguna empresa minera ponga en operación la fase de exploración o explotación.

También que no se permita que los camiones de carga y la maquinaria de los mineros dañen sus caminos ejidales y municipales.

Y se comprometa a dar aviso de inmediato a la población en caso de que algún empresario, directivo o promovente del ramo minero se presente ante la autoridad para establecer diálogo, pedir información, hacer trámites o solicitar el permiso correspondiente.

 

Con información 20 minutos