Rebeca Luna Jiménez/ Oaxaca.- La caravana de 300 integrantes del Movimiento Campesino Regional Independiente (Mocri), la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA) y el Movimiento Nacional (MN) encabezados por su líder, Érik Bautista Gómez, quienes se dirigen a la Ciudad de México en demanda de proyectos productivos, respeto a los derechos humanos y libertad de presos políticos, realizaron una marcha en el municipio de Santo Domingo Zanatepec en el Istmo de Tehuantepec.

El Mocri, la CNPA y el MN salieron de Chiapas el pasado 28 de marzo para instalar un plantón en las inmediaciones de la Secretaría de Gobernación (Segob), informó Érik Bautista Gómez, representante de las organizaciones.

El dirigente social y exprisionero político indicó que dicha movilización tiene como intención acaparar la atención de la comunidad nacional e internacional toda vez que en Chiapas ni se atienden, ni se escuchan, ni mucho menos se resuelven los problemas del pueblo, en este sentido indicó que la caravana tiene el sentido de movilizarse en cada ciudad y cada pueblo por donde pase.

No se tiene registrado cuándo llegarán a la Ciudad de México toda vez que ésta se moverá de acuerdo a las condiciones que se vayan presentando durante todo el recorrido.

“Nuestra organización se ha caracterizado por la defensa de los derechos humanos, así como por la defensa de los territorios, de la tierra y el trabajo, y tratar de encontrar solución a conflictos de carácter social, sin embargo, en este sexenio y pese a que tenemos diálogo con el actual gobierno del estado, no hemos encontrado solución real a nuestras demandas que tenemos, como lo son demandas sociales, demandas productivas, pero sobre todo en el tema de los derechos humanos”, señaló.

Bautista Gómez explicó que durante la pasada administración, encabezada con Juan José Sabines Guerrero, tuvieron una serie de conflictos cuando luchaban por la indemnización para varios de sus compañeros, quienes fueron afectados por el mal manejo del tapón del río Grijalva, pero eso nunca se dio y al lanzarse a la movilización todo redundó en el encarcelamiento de más de 50 personas, criminalizando la protesta social.

“Algunos compañeros fueron acusados de vandalismo, de extorsión y de una serie de cargos que eran completamente falsos, afortunadamente por la vía jurídica y por la vía política demostramos la inocencia de los compañeros y ellos salieron en libertad, y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió al respecto un par de recomendaciones donde se señala que el gobierno actual o el Ejecutivo en turno debe de hacer una reparación integral de los daños ocasionados a 25 compañeros y en ese sentido hemos buscado el diálogo y platicado con autoridades del gobierno y, sin embargo, no nos han dado una respuesta”, expuso.

Dijo también que demandan justicia por el asesinato de sus compañeros Armando y Celestino Díaz, asesinados en Pueblo Nuevo Solistahuacán, porque aunque detuvieron al expresidente municipal, Enoc Díaz Pérez, éste nunca fue procesado por el homicidio, “cuando se ha demostrado y hemos aportado los elementos donde se evidencia la participación de Díaz Pérez”, declaró.

Desde que dio inicio la marcha caravana se han sumado otras organizaciones, la Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata y el Movimiento Agrario Indígena Zapatista porque consideran que el gobierno del estado ha sido rebasado por la protesta social y no tiene ninguna capacidad de diálogo para atender y resolver las demandas sociales, finalizó.