VICEVERSA
Política de TVNotas
Por Abigaíl Domínguez.

¿Qué tan mal estaremos en México, que los partidos políticos recurren al empréstito de actores, cantantes y deportistas para obtener los votos suficientes en este proceso electoral? Tomando en consideración el desamor entre la ciudadanía y el electorado, partidos políticos como el Encuentro Solidario (PES) Movimiento Ciudadano (MC) Redes Sociales Progresistas (RSP) principalmente recurren a un concurso de popularidad televisiva, no en deseos de servir.

Realmente en México no necesitamos más políticos pedorros como Carmen Salinas ni Sergio Mayer ni Damián Alcázar. Si los artistas quieren un espacio en la política, que terminen mínimo sus estudios, estudien la Constitución Política Mexicana, y demuestren capacidad/competencias y planteamientos para asumir el cargo. Yo estoy de acuerdo que todo mexicano tiene derecho a postularse en la política. Pero el famoso o famosa que lo haga, tiene la OBLIGACIÓN ÉTICA de prepararse para ello y plantear estrategias reales de servicio a la población. De lo contrario, sólo se aprovechan de la sociedad, basándose en la popularidad o acuerdos televisivos, y es que el problema no es que sean gente de tv. El problema es que muchos de ellos no tienen la mínima idea de lo que es administración y gestión pública. Sin embargo, tienen el derecho de votar y ser votados y lo van ejercer.

En ese caminar podemos ver a cantantes del genero de banda como el vocalista de la Banda Jerez (Marco Flores) o Héctor Hernández, integrante de los Angeles Azules o si quieren un poco más de prestigio familiar, tenemos a los hijitos de Vicente Fernández o de Lupita D`Alessio, ahora si se querían ver más incluyentes tenemos a la señora “Paquita la del barrio” quitándole la plaza al mozalbete de Yuawi y su movimiento naranja…

En deportistas tendremos medallistas nacionales, jugadores estrellas, entrenadores deportivos y hasta héroes del pancracio, el “abuelo” Cruz, Adolfo Ríos, “Chelis” Álvarez, el “Bofo” Bautista, serán parte de las fuerzas básicas del MC, PAN, PVEM y PES, mientras que Blue Demon Jr. y Caristico (antes Místico) defenderá a dos de tres caídas al nuevo partido de RSP.

Si de comedia barata hablamos, en Querétaro los “finolis” al hijito de mami perfecto, Carlos Villagrán “Kiko” por la gubernatura o la alcaldía, lo que salga primero, y para que la coyunda apriete Gustavo Villagrán, buscara una curul en el Congreso Queretano, no olvidemos que la tragicomedia mexicana es amplia y veremos a un Alfredo Adame, Gabriela Goldsmith, Patricio “El Pato” Zambrano, Malillany Marín, Sugey Abrego, Sebastián, y Paul Ernesto Velázquez, si no conoce usted este último, no crea que se ha perdido de un valioso aporte de cultura, Paul Ernesto Velázquez es uno más de los bufones de la mañanera, todos los días lo hemos visto con un parche en el ojo, no necesariamente en el mismo, por cierto.

En Chiapas no cantamos mal las rancheras ya en Tuxtla se pueden ver los espectaculares de Dany Guillen con sus Quetzales Dorados y en Comitán, tenemos al “Patrón” Luis Campos, ambos enfundados en texanas, botas cuadra, trocas mamalonas y una que otra canción entre despecho y desamor, buscan cantarle al oído a la paisanada para lograr que marquen con la cruz de destino su pacto de amor.

Insisto y creo que debe haber figuras valiosas en ese medio como en cualquier otro, el problema no es de dónde sacan a los candidatos sino quienes son... El Cuahu, la Paquita, Adame, Blue Demon, Caristico, el Bofo, Dany Guillen, Luis Campos, Políticamente el país está colapsado y la frase si ya robaron los demás que roben mejor ya otros, jamás debería de aplicarse. En este país kafkiano la gente no entiende que la gente sin preparación (no solo profesional, sino también política) dará menos o más aún, nulo resultado que alguien con formación; pero eso sí no es de ahorita, creo nos hace falta a toda una buena salud mental, un poco de raciocinio o terminaremos aplicando mejor el clásico de Tín Marín.

Ya lo dijo muy bien el Maestro Armando Rojas Arévalo; “… Como van las cosas, la próxima legislatura (diputados y senadores) se mudará de San Lázaro al Teatro Blanquita. ¡Qué bajo hemos caído!.