Chiapanecos de segunda

El Vocero Vidulfo Rosales de los padres de los 43, dijo, “si no se dió el encuentro nos es porque  el Pontífice no los recibió en privado;  la logística era complicada y tampoco era un acto de presión – esa palabra uso el abogado – lamentaron que no hubiera habido posibilidad ”queríamos tener una palabra de aliento”, dijo el abogado.

Lo cierto es que los  padres de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala decidieron hacer el vacío al papa Francisco en la misa que realizizó este miércoles en Ciudad Juárez, Chihuahua, en decisión colegiada y razonada. Rosales explicó que “para nosotros no es posible asistir a Ciudad Juárez, no porque no se haya dado la reunión privada con el Papa, esa fue la posición siempre, desde un inicio dijimos que iba ser difícil por el tema logístico, por trasladarse allá por falta de recursos y porque no lo tenemos programado, agradecemos que nos hayan dado los espacios”.

En ambos lados, del Papa y de los padres de los 43 hay sensatez y cuidadado en expresarse. No ahondan el encono y buscan desde el parapeto político de cada uno, hacer lo correcto. Si bien el vocero de la Santa Sede, Federico Lombardi, lamentó que los familiares de los normalistas estuvieran presionando al Papa para que se reúna con ellos, Rosales dijo con rapidez y sensibilidad, que buscaban una palabra de aliento del Pontífice como cualquier víctima. Reconoció “no sé si eso es presión, nosotros lo lamentamos, pero no vemos otra manera, no hemos hecho una manifestación, lo único que estamos haciendo es buscar los canales institucionales adecuados para llegar al Papa y tener una palabra de aliento”. Con ello vemos la discusión de un par que no raya ni en la intransigencia, ni en la truculencia o complicidad de pasar por alto este acto indignante.

También habría que agregar que durante la reunión que sostuvo el obispo de Roma con seis jesuitas en la Nunciatura Apostólica, estos le entregaron una misiva donde se describe la crisis abierta en el país a raíz de la desaparición de los jóvenes de la Escuela Normal el 26 y 27 de septiembre de 2014. Luego entonces, este no resulta ser un tema finiquitado en la agenda del Papa. Cómo tampoco debemos ignorar que el fue el Papa uno de los principales artífices del recuentro entre Cuba y EUA y durante el proceso no estuvo bajo los reflectores de la popularidad y ello abre la ventana para esperar más al respecto.

De ahí que es lamentable la postura de algunos, allanada en el jodidismo de quienes ven un conflicto mayor y un soslayo del Pontífice hacia nuestro tema más sentido en materia de Derechos Humanos, y tratan de ahondar el encono y la miseria moral nacional.

Álvaro Robles. Chiapanecos de segunda. Mail Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.