La Cámara de Diputados aprobó, en lo general y en lo particular, la iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En lo general, la iniciativa contó con 304 votos a favor, 179 en contra y cuatro abstenciones. En lo particular obtuvo 289 votos a favor, 152 en contra y una abstención.

Tras once horas de discusión en las que se desahogaron las reservas presentadas por los legisladores se remitió el dictamen al Senado de la República para sus efectos constitucionales.

Los diputados reservaron los artículos transitorios primero, segundo, tercero, cuarto y quinto.

La iniciativa fue aprobada bajo la premisa de que su objetivo es fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE); así como garantizar la confiabilidad y un sistema tarifario de precios que se actualizarán únicamente conforme a la inflación.

Modificará el mecanismo del despacho de las centrales eléctricas, para quedar en prioridad: energía producida por las hidroeléctricas, energía generada en otras plantas de la CFE, energía eólica o solar de particulares y ciclos combinados de empresas privadas.

Prevé la obligación de que los permisos a que se refiere la Ley de la Industria Eléctrica se encuentran sujetos a los criterios de planeación del Sistema Eléctrico Nacional emitidos por la Secretaría de Energía; establece que el otorgamiento de Certificados de Energías Limpias no dependerá de la propiedad o la fecha de inicio de las operaciones comerciales en las centrales eléctricas.

Eliminará la obligatoriedad de comprar por subastas para el Suministrador de Servicios Básicos; obliga a la Comisión Reguladora de Energía a revocar los permisos de autoabastecimiento, así como sus modificaciones, en los casos en que hayan sido obtenidos mediante la realización de actos constitutivos de fraude a la ley.

Fuente: Staff