Sobre su caso, confirmó que durante el proceso no se respetó la presunción de inocencia

“No tengo rencores, estábamos en un dilema con mi familia, pero hemos tomado una decisión, queremos tranquilidad. A esas personas pues solo puedo decir, las cosas que haces mal, también las van a a pagar, no guardo rencor, solo quiero que esto termine ya e integrarme a mis labores como profesional de la salud”, afirmó el médico Gerardo Vicente Grajales Yuca, acusado de abuso de autoridad y absuelto, y ahora a la espera de la reparación de daños por recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

 
 
 

En ese sentido señaló que es “una recomendación histórica, es una reparación integral del daño, en los que se involucra el honor, la justicia, la moral, lo económico. Por ahora me siento bien, la CNDH me ha acompañado con asesoría jurídica, asesoramiento y en unos días más viene un equipo de trabajo para que me apoye de manera personal en este proceso de la reparación del daño”, afirma en entrevista vía telefónica.

Quiero integrarme a mis actividades como profesional de la salud, estar al frente de los pacientes

Agrega que por ahora lo que él añora es que este proceso sea rápido “quiero integrarme a mis actividades como profesional de la salud, estar al frente de los pacientes, hay muchas personas que necesitan médicos especialistas y pues yo quiero ayudar para que esta situación termine, quiero apoyar con lo que sé en esta guerra contra la pandemia”.

Sobre su caso confirmó que durante el proceso no se respetó la presunción de inocencia “fue un proceso exagerado, era un delito que no ameritaba prisión, sin embargo, estuve en la cárcel, no se respetó el debido proceso, ni los derechos humanos, violaron el debido proceso, porque era un delito no grave y no ameritaba cárcel”, afirma.

Por ahora dice que la idea es concluir “quiero que se le de prioridad a la agilidad del proceso y que se resuelva lo más rápido posible todo esto, quiero continuar trabajando, hacen falta muchos especialistas en las instituciones, quiero que este proceso legal se cierre, quiero que sea un proceso corto, rápido para que ya estemos tranquilos”.

Cuenta que su familia “esta más tranquila, ha sido la peor la situación emocional y económica por la que hemos atravesado, tuvimos ayuda familiar, la que tuvimos que realizar con la ayuda de amigos, los gastos generados y la situación emocional es el golpe que ahora estamos viviendo, pero es bien sabido que los bienes son para remediar los males, esta situación es lo que a mí me paso”.

Por último, mencionó que espera en breve ser llamado parar cerrar el proceso legal, y se pueda restituir en su centro laboral, también será incluido en el grupo de Protección de Víctimas.

“Espero no quieran vincular a otra situación, no bebo, no fumo, no consumos drogas, no me meto en problemas y sería muy difícil que me puedan vincular a otra situación… Estoy inquieto por tratar de llegar y empezar a trabajar y tratar a mis pacientes…”