Por ejecutar obras de pésima calidad.

Los representantes y habitantes de 11 barrios amarraron al presidente municipal Óscar Ramírez Aguilar por querer entregar una obra en mal estado, un tanque de almacenamiento de agua que se descascara por dentro por la pésima calidad de material y trabajo realizado.
 
Los habitantes molestos ante la mala calidad de la obra, le reprocharon su ineptitud y lo amarraron, en un acto de humillación para el alcalde, para exhibirlo como un mal funcionario público y no merecer la confianza del pueblo.
 
 
Texto y fotos tomados del muro de Cristopher Kanter