La celebración será con medidas de seguridad, en la intimidad de cada familia, sin grandes comparsas de parachicos y chiapanecas

La Fiesta Grande de Enero, o la Fiesta de Chiapa de Corzo, reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, será distinta, la fiesta y el gozo será interior, la alegría en la intimidad de los hogares, y aunque no serán grandes comparsas, los parachicos bailarán a los santos patronos San Sebastián Mártir, Señor de Esquipulas y San Antonio Abad.

El 8 de enero debería ser el anuncio de la Fiesta Grande y el primer recorrido con los “abrecampo” para provocar la algarabía, abrir paso a los “chuntá”, sin embargo, la emergencia sanitaria causada por la pandemia del SARS Cov 2 (Covid 19) ha impuesto una nueva normalidad, y la energía de los danzantes que se riega por las calles tendrá que aguardar para mejores condiciones de seguridad en salud.

De acuerdo con los organizadores de los parachicos, en esta ocasión se tiene que ser muy responsables con las medidas sanitarias impuestas desde el Consejo Estatal de Seguridad en Salud, Chiapa de Corzo ha registrado un elevado número de casos de Covid-19 y decesos, lo primero será proteger la salud de la población.

El 6 de enero del 2009 el gobierno del estado promulgó el decreto que declaró a la tradicional fiesta de enero que se celebra en la heroica ciudad de Chiapa de Corzo como “Fiesta Tradicional del Estado de Chiapas”, mientras que el 16 de noviembre del 2010, la UNESCO declaró como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad a la Fiesta de los Parachicos.

De acuerdo con el calendario de la Fiesta Grande de Enero, el 14 se velan las ramas adornadas con frutas y flores se trasladan el día 15 al Barrio de San Jacinto en honor al Señor de Esquipulas, para el 2021 el gozo será muy interior, la alegría se multiplicará en cada corazón.

Para el 17 se celebra a San Antonio Abad, sin embargo se planea que será con muy reducido grupo de personas, familiar, el 18 en se rinde homenaje póstumo a los patrones de los parachicos fallecidos de igual manera, en esta ocasión tendrá que ser así, no deben acudir personas de fuera de municipio o del estado.

El Covid 19 existe, es real y causa un fuerte impacto en la sociedad, por ello, lo mejor será la prevención, en ese sentido, la quema de la pirotecnia que tradicionalmente se realiza el 21 de enero en el río Grijalva frente al embarcadero de Chiapa de Corzo, conocido como Combate Naval, seguramente se cancela, exponen organizadores.

Todo será diferente, muy íntimo, muy propio de los habitantes de Chiapa de Corzo, sin salirse de las recomendaciones de las autoridades sanitarias, insisten, no multitudes en la calle, no el recorrido de las “chuntá”, actividad que siempre se realiza el 22, el desfile de los parachicos que siempre ocurre el 23 será para mejores condiciones sanitarias.

Chiapa de Corzo es un destino turístico de relevancia, la afluencia de visitantes empieza a recuperarse, tanto en el Parque Nacional Cañón del Sumidero, como en la Zona Arqueológica, la Fuente Mudéjar, la milenaria ceiba y su gran plaza central, así como en los templos antiguos.

La Fiesta Grande de Enero o la Fiesta de Chiapa de Corzo exhibe la riqueza cultural de los habitantes de Chiapa de Corzo y de gran parte del estado, el culto a San Sebastián, se encuentra enraizado profundamente en el sentir de los chiapacorceños.

 

 

Con información Heraldo de Chiapas