Eduardo Ramírez Aguilar, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, rebatió a la Alianza Federalista de Gobernadores, ante la amenaza de 10 mandatarios estatales de romper el Pacto Fiscal Federal.

Ramírez Aguilar destacó que hoy existe un convenio de Coordinación Fiscal que durante décadas se ha ratificado, por lo que, si los gobernadores deciden salirse del Pacto Fiscal iría en detrimento de sus ciudadanos y se meterían en un callejón sin salida. 

Y es que explicó que la Federación no dejaría de cobrar los impuestos federales y los Gobiernos Estatales tendrían que hacer una doble tributación, los impuestos federales más los estatales, afectando a la Iniciativa Privada y a los generadores de empleo.

 

“La petición de la Alianza, es que haya una mejor redistribución y creo que es algo justo, pero amenazar con salirse del Pacto Fiscal, sería un callejón sin salida, que nada tiene que ver con salirse de un Pacto Federal”, señaló. 

Eduardo Ramírez Aguilar, quien dijo respetar lo dicho por el presidente Andrés Manuel López Obrador y lo que ha expresado la Alianza Federalista, comentó que no es lo mismo el Pacto Federal y el Pacto Fiscal Federal.

El Pacto Fiscal es una adhesión de las entidades federativas para someterse a una Ley de Coordinación Fiscal, que capta los ingresos federales para volverlos a regresar a las entidades federativas. 

En tanto que el Pacto Federal data de 1824, cuando en México decidimos federarnos como Estado, hacernos una República, cuya Constitución dio paso al régimen Presidencialista que tiene México con su división de Pderes; en la Constitución de 1857 se ratifica este Presidencialismo y es en la Constitución de 1917 que se da más potestad a entidades federativas, explicó. 

Para poder salirse del Pacto Federal se requiere de un procedimiento Constitucional que no está en manos de las entidades federativas, pues es una decisión de México constituirse en una República, en una democracia, finalizó.