Este martes, Ariday Domínguez, expareja sentimental del alcalde de Bochil, Gildardo Zenteno Moreno, acudió al Congreso del Estado para solicitar la intervención de los legisladores ante lo que consideró, existe tráfico de influencias para que su demanda por reconocimiento de paternidad no tenga resultados.

La denunciante recordó que desde hace casi un año presentó de manera formal su querella, sin embargo, no existe avance alguno, por lo que presume que Zenteno Moreno podría estar metiendo las manos en esta parte legal.

“He presentado denuncias por adeudos de pensión alimenticia de un menor que procreamos con el alcalde de Bochil, Gildardo Zenteno Moreno, sin embargo, ante la falta de respuesta de las autoridades del Poder Judicial, acudo al Congreso del Estado para solicitar la intervención de la presidenta de la Comisión de Igualdad de Género”, expresó.

Precisó que desde enero pasado inició un procedimiento de reconocimiento de paternidad y pensión alimenticia ante el Juzgado Cuarto Familiar, del Poder Judicial del Estado.

Agregó: “Pero hasta el momento no he obtenido ninguna respuesta. En fechas pasadas pedí que mi caso se revisara porque estoy segura que existe tráfico de influencias por parte del actual alcalde de Bochil, pero hasta ahora no he recibido ninguna notificación”.

Lamentó que incluso el funcionario público le ha lanzado amenazas, para dejar en claro que a pesar de que sea su hijo no se hará responsable.

En este sentido, agregó: “Por su parte, el alcalde ha negado su paternidad con el bebé de 11 meses de edad”.

“Además he recibido amenazas por alzar la voz, por lo que temo por mi integridad y de la de mi familia, por ello responsabilizó al edil de cualquier atentado”.

 

 

Con información cuarto poder