De acuerdo al informe técnico de la SSA, hay menos de 250 casos activos en todo el estado, convirtiéndose en la entidad con menor cantidad de coronavirus

Pese a la falta de insumos en hospitales, denunciada por pacientes y personal, el alto número de contagios y muertes que la ciudadanía denuncia y la crisis en el sector salud estatal, Chiapas sería el primer estado del país en pasar a amarillo en el semáforo de riesgo epidémico.

La Secretaría de Salud Federal, a través de la Dirección General de Epidemiología, emitió un informe técnico en el que las condiciones oficiales señalan a la entidad como la que mejor manejo del coronavirus mantiene.
Esto coincide, al menos en la versión oficial, con lo que Hugo López-Gatell anunció en #Tuxtla, donde el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud comenzó sus giras por México.

Aunque la población, y nosotros como medio de comunicación, no creemos en las cifras oficiales, las cuales a diario reportan aproximadamente sólo 50 nuevos casos y cinco defunciones, la secretaría de Salud federal sí las cree y las acepta y con ese cálculo hace sus predicciones, sin averiguar más allá ni poner en duda lo que acusa la población.

Al corte de ayer, 29 de julio, Chiapas, mediante el cálculo de casos activos estimados (es decir aquellos que iniciaron con síntomas en los últimos 14 días), figura en amarillo como el estado con menor actividad viral, supuestamente con menos de 250 casos sumando a todos los municipios.
Aunque este mapa no es el indicador del nuevo semáforo que hoy se le anuncia a los gobernadores y mañana a nivel nacional, sí es un referente porque de ahí hacen la estimación.

El otro rango que sirve para realizar el cálculo final y determinar el color del semáforo es el de la 'distribución de tasa de incidencia de casos activos', donde Chiapas también luce con el color más claro de todos, con la menor incidencia federal.
Con estos datos, todo parece indicar que la Secretaría de Salud federal propondrá al gobernador Rutilio Escandón bajar de naranja a amarillo en el semáforo de riesgo y será el mandatario quien tendrá la última palabra, entre aceptar la sugerencia o permanecer en naranja.
Entonces, el panorama es el siguiente: o la secretaría de Salud nacional mantiene el color naranja o lo baja a amarillo para que el mandatario lo acepte y se haga oficial mañana, o se mantenga al menos otra semana o hasta 15 días el color naranja. El rojo, con estos cálculos, definitivamente no volverá.
¿Le parece correcto?
Fuente: Realidades News